El SEXO es un deseo ardiente capaz de mover los hilos del planeta.
Yo me considero una mujer moderna que vive y siente, no temo contar mis fantasías e intimidades, para mi es el camino a la liberación de tabúes impuestos por nuestra sociedad, de machismos, de incomprensiones.
En esta época donde sufrimos todos es necesario soñar, y yo seré tu musa, si me dejas....

domingo, 8 de enero de 2012

Fin de año 2012 (segunda parte)


Noche muy divertida, baile, alcohol, sexo… Que más se pude pedir?..

Pues siempre hay algo más a lo que podemos aspirar.

Mi querida amiga Lydia Suarez, bloguera erótica como yo, entre mezclas de bebida sin control, y bailes desenfrenados, casi entra en un coma etílico, lo que obligo a los responsables de la fiesta a llamar a una ambulancia.

Me ofrecí acompañarla al hospital y que el resto de las chicas siguiera divirtiéndose.

Al llegar la ambulancia, bajo él, si, si, él…. Fue como un, regalo de reyes anticipado, el sanitario envuelto con aquel ficticio lazo rojo, que claro esta era el uniforme.

Moreno, ojos verdes oscuros, perilla diseñada al milímetro para gustar, alto, tremendo, con un marcado acento vasco, su nombre ASSIER.

No pare de mirarle en toda su intervención con Lydia, preguntándole cosas absurdas, simplemente buscando el cruce de miradas; Llegamos al hospital y Lydia fue trasladada de inmediato al box mientras yo me quede en la sala de espera.


No pasaron ni diez minutos que Assier salió del box y me invito a un café. Conversamos mucho y de nada en concreto, averigüé que es divorciado, dos niños, 38 años, paramédico y psicólogo, y que lleva en Catalunya 8 años, y lo más importante ,no tiene ninguna relación en estos momentos.

¿Te apetece que te enseñe la ambulancia por dentro?

Mmm…Aquello me sonó más a ¿Quieres follar en la ambulancia?...Valla morbo. ¿no?..

De pronto recordé que había quedado en casa de Raimon para continuar lo empezado en el baño de la disco.

Difícil decisión; Raimon o Assier.

Y si estoy con ambos?... Si fuera hombre se me catalogaría de macho, pero como soy mujer la catalogación siempre es calificativa de puta. La verdad que me importa poco lo que piensen los demás, estamos en pleno siglo XXI;


 Estaré con los dos, porque es lo que me apetece.


"Es más grande lo que imaginaba".

Nunca he estado en el interior de una ambulancia, y carai!!. Me ha sorprendido lo grande que es, un mini hospital con ruedas y motor a gasoil. La camilla es cómoda, segura, dura, tremendamente excitante…

Bella esto es el almacén de las jeringuillas, el bla bla bla…

Nos besamos suavemente, lentamente, saboreando nuestras lenguas, sintiendo nuestros labios, sus manos acariciaban mi nuca, mi pelo, mi cuello, tocaban mi rostro mientras nos besábamos.

Me toco con sus manos en el centro de la espalda, las deslizó hacia arriba y abajo, apoyándolas en mi carne firme, yo me distendí, incluso dejé escapar un pequeño gemido de placer, no hablamos, nos miramos en silencio y me coloco suavemente sobre la camilla.

Mi cuerpo quedo hipnotizado con su contacto. “Toda mujer quiere una polla entre las piernas” y yo no iba a ser menos.


Saque un condón que siempre suelo llevar por si las moscas… Quede aterrorizada, no le cavia!!. “ la tenía tan grande que cuando me penetro me dolía tanto que mi ira aumentaba con cada embestida hasta que mis flujos vaginales fueron tan intensos que suavizaron la bestial entrada.

Él inmóvil con el cuerpo y la polla rígidos, y yo seguía sus instrucciones al pie de la letra, me frotaba el clítoris contra su hueso púbico, era como tener un súper consolador vivo. Sus órdenes acabaron por molestarme hasta el punto que mi única defensa, irónicamente fue no correrme.

He follado con bastantes hombres y no soporto que me dominen, aunque en el fondo me encantaría que llegara el que me sometiera y me hiciera su esclava, paradoja irónica la mía.

Claro que todo quedo en un pensamiento de intenciones, mi coño salvaje, imposible de domar estaba tan excitado, tan húmedo que emanaba flujo sin parar.

 El hecho de ser descubiertos me ponían más a cien.

No pude evitarlo, aquella pollaza, aquella súper tranca embestía una y otra vez fuertemente contra mis entrañas, acabando en mi fondo, moviendo la ambulancia de un lado a otro. Dios mío, Dios mío, qué sensación!! Mi cueva se amoldo a su tronco, como si de una segunda piel se tratara.


¿Quién puede ser una misma durante el sexo?, Yo no.

¿Estás bien niña?.... puff!! Como no voy a estar bien.

Bella

5 comentarios:

Shiva Ray dijo...

Belle... Cuántas Maravillas se pierden por causa del los tópicos en el Sexo y en el Placer...

La Absoluta y Verdadera Rendición Femenina... No brota de la dominación por la fuerza... Es fruto de la Entrega de la Diosa en la Ternura de su Shiva... el Placer de la Suavidad... la Dulzura más Exquisita... La Sabiduría fruto de la Experiencia...
Sin Tiempo... sin prisas... en Gozo y Calma Infinita...

Un travieso curioso dijo...

Un relato muy muy excitante y una apreciación muy muy estimulante; "me encantaría que llegara el que me sometiera"....

Un beso muy travieso.

Muy traviesillo

Eva dijo...

Sencillamente, m´ancantao, no se si esto es una fantasía pero ya solo que fuese vasco el susodicho me ha puesto a mil, mira que me van los tios vascos. Ea! que si es verdad y no lo has soñado, que me alegro por tí y que sigas con esa salud sexual tan rebuena y a la mierda el que diran. Que mas da.Besos

Soñador dijo...

Me encantan los relatos eróticos, ánimo Bella y a todos/as tambien por vuestros comentarios, sueños y experiencias.
Cualquier día entraré a informaros de mis sueños y experiencias sexuales.
Tambien deciros que mis mejores experiencias han sido con mujeres de mas de 40 años, son fantasticas y saben bien como hacer las cosas.
Saludos

Lulu Monamour dijo...

Un relato excitante. Encuentros diferentes en lugares poco habituales y con personas desconocidas, dan morbo y mucha excitación y si además le sumas un pene grande... el disfrute lo tienes servido en bandeja...